Redes Sociales

siguenos en facebook sígueme en Instagram

martes, 22 de mayo de 2018

Wishlist de cumpleaños

Aunque parezca mentira falta poco más de un mes para el segundo cumpleaños de mis hijos.
Y como yo soy una persona muy previsora para todo, y con las cosas de los niños aún más, ya hace tiempo que le estoy dando vueltas al tema de la fiesta y los regalos.
La verdad, es que no soy de hacer grandes fiestas más allá del cumpleaños de toda la vida por lo que será muy parecido a lo del año pasado, y en ese sentio poco quebradero de cabeza tengo.

Pero en cuanto al tema de los regalos, ahí si que le doy bastantes vueltas ya que como os he comentado en este post y en este otro no me gusta que tengan exceso de juguetes por lo que lo intentamos administrar de la mejor manera posible.

Así que hoy os vengo a contar cuales son nuestros deseados regalos para este segundo cumpleaños.
Aunque ya os adelante, que a pesar de que todo esto es a repartir entre los familiares, siempre terminan habiendo algunos regalos de más 😌
Sin más, vamos con la wishlist:

Ropa: 
Siempre les hace falta, así que tanto en cumpleaños como en navidades tiene que caer algo. En este caso nos hemos decidido por estos petos vaqueros de Zara. El año pasado tenían unos y me parece una forma de ir muy fresquitos en pleno verano.
Además también hemos pedido unos vaqueros ya pensando de cara al otoño.
Lo podeis comprar aquí.


Zapatos: 
Unas menorquinas, que el año pasado no tuvieron y me quedé con las ganas.
Y por otra parte las cangrejeras para la playa. Mis preferidas son estas de Tutete.
Aquí el enlace
Además también hemos pedido deportivas para el otoño-invierno. El cumpleaños pasado les regalaron unas y fue todo un acierto porque este invierno les han sacado el máximo partido.

Utensilios para la playa
Además de las cangrejeras también hemos pedido gorritas, bañadores y el regalo más importante para playa y piscina: el chaleco salvavidas.
Necesitábamos algo que sea relamente efectivo ya que no suelen tener miedo al agua y solo quieren estar sueltos e ir por libre así que tras leer e investigar que tipo de producto es de los más seguros me he decidido por estos chalecos de Tutete. Aquí el enlace


Juguetes:
Este año ya no podía faltar una moto, les encantan las bicis, triciclos, motos y en general todo lo que vaya sobre ruedas y aunque siguen utilizando los triciclos del año pasado toca ya subir de nivel 😁 Aquí el enlace.

.

Tampoco podían faltar instrumentos musicales porque especialmente uno de los gemelos tiene devoción por ellos, concretamete por el tambor. Así que nos haremos con este de la web de juguear y un bongo de Tutete. 
Aquí el enlace.
La selección ha sido esta porque comprar dos tambores iguales nos parecía una chorrada, así que para que tengan uno para cada nos hemos decidido por el bongo que tiene una percusión completamente diferente y así tienen variedad.
Ya no está en la web el bongo por lo que no puedo poner el enlace a él. Pero os dejo enlace de los instrumentos musicales por si os interesa algún otro.



Un tren de madera. En "la caixa dels colors" hay uno con el que juegan un montón (como ya os he dicho tiene perdición por todo lo que vaya sobre ruedas) y hemos comprado este de ikea.
Y por último queríamos algún juguete para que empiecen a reconocer los colores, así que nos hemos decidido por este puzzle que lo encontré en amazon. Aquí el enlace.

Para finalizar el post os quiero hablar de un juguete que he descubierto hace unos días que me parece de lo más divertido y eductivo para los niños. 
Yo ya no se lo compraré a los niños para el cumple (aunque más adelante lo haré seguro) pero me ha parecido tan interesante que no quiero dejar de compartirlo.

Lo descubrí gracias a una chica llamada Alejandra que sigo en instagram, su cuenta es @melusalejandra y tiene un blog sobre estimulación infantil.

El juguete es esta caja con pizarra y arena para practicar la preescritura y lo podeis comprar aquí.


Con el se trabaja a muchos niveles, desde la atención, motricidad fina, a nivel sensorial...
A mi desde luego me ha convencido.

¿Que os ha parecido nuestra wishlist? ¿Que quitariais o añadirirais?

lunes, 14 de mayo de 2018

Biberones nocturnos

Hace un tiempo os decía en este post ( y creo que en alguno más) que mis hijos desde los 3 meses duermen la noche del tirón.

Pues bien desde hace unos 3 meses (los 19 aproximadamente) tenemos un problema, y es que no se en que momento ni muy bien porque empezaron a demandar leche por las noches.
Al principio, era sobre las 6 de la mañana que se despertaban pidiéndola y yo no se lo quería dar e intentaba aguantarlos aunque no paraban de llorar y se hacía pesado.

Pero mi marido, que siempre os hablo maravillas de él, pero en este caso creo que no ha actuado de la mejor manera, me decía que no pasaba nada que se lo diera y nos ahorrábamos todos un mal trago.

Y yo, también por agotamiento desistí y les empecé a dar la leche cuando ellos lo demandaban. Al principio eran las 6 o las 7 de la mañana, pero después empezaban a ser las 5. Y mi marido seguía diciendo que no pasaba nada que era una temporada y se les pasaría. 


Terminé pensando igual, porque además coincidió con una temporada en la que de día empezaron a comer un poco más de lo normal y en ese periodo pegaron un buen estirón, así que pensé que estaban teniendo "un pico de crecimiento" y que realmente tenían hambre y se les terminaría pasando.

Pero de momento no pasa, puede ser que en su día fuera hambre, pero se han acostumbrado a que cada vez que se desvelan un poco, tal y como antes con el chupete se volvían a dormir, ahora quieren el biberón para consolarse. 




Hace unas semanas se resfríaron por lo que tenían más despertares de lo normal, así que pasamos de que se tomaran un biberón por la noche a que se tomaran dos, y claro teniendo en cuenta que son dos niños, pues eso, durante la noche me levantaba cuatro veces. Pasó el resfriado y continuábamos con dos biberones para cada uno.

Ahora mismo es verdad que la cosa ha mejorado un poco y llevamos una semana que solo se toman uno en toda la noche sobre las 6 o las 7 e incluso ha habido algún día que han aguantado hasta las 9h, que es cuando se suelen despertar.

Pero después de tres meses e intentar tener toda la paciencia del mundo, pues finalmente a una se le termina. Por lo que hemos decidido que esto tiene que terminar ya.

Así que vamos a poner en marcha un plan de acción: 


El plan consiste en no darles biberón aunque se despierten y lo pidan.
Unos días antes se lo empezaremos a decir y se lo repetiremos varias veces: 

"A partir del sábado por las noche ya no podreis tomar leche de noche, si os despertais y quereis algo solo podreis tomar un poco de agua" (que el agua siempre la han tomado en vaso y nunca con bibe)
Empezaremos este fin de semana, ya que mi marido trabaja a turnos y esta semana va de noche, y como él es quien tiene la paciencia para estas cosas y no yo, lo necesito en casa. 

Cuando llegue el sábado, guardaremos los bricks de leche en una despensa que tenemos al lado de la cocina, y cuando se despierten pidiendo los llevaremos a la cocina (ya que ellos vienen todas las noches conmigo cuando lo preparo, porque sino se quedan en la cuna llorando y despiertan al hermano) y les diremos que no queda leche y que hasta que no se haga de día no podemos ir a comprar. Y les ofreceremos un poco de agua.

Esto evidentemente no va a colar así como así y soy consciente de que vamos a pasar unas dos o tres noches muy malas, pero tengo la esperanza de que terminen acostumbrándose y se les termine pasando.

Evidentemente tampoco se a ciencia cierta si va a funcionar pero hay que intentarlo.
La esperanza a la que me aferro es que mis hijos son muy dormilones y tienen poco aguante por lo que una noche durmiendo mal la pueden aguantar, pero dos o tres estoy segura de que no. Así, que vamos a ver como salimos de esto.

Me gustaría que me contarais si vosotras habéis tenido algún problema de este tipo y como lo solucionasteis y que consejos me podéis dar.

Yo por mi parte prometo nuevo post contando en que termina todo esto. (si termina... 😓)

lunes, 7 de mayo de 2018

Colecho o no colecho?

El tema del colecho es otro de los temas muy comentados y debatidos actualmente en cuanto a maternidad se refiere.
Y como siempre hay opiniones y gustos para todos, además de los "opinólogos" que vienen a darte su veredicto sin que lo hayas pedido.

En mi caso os lo digo ya: No colechamos.
Y porque?
Pues simple y llanamente porque nunca ha surguido esa necesidad. 




Mis hijos desde que nacieron después de darles el bibe y cambiarles los dejabas en la minicuna y se quedaban dormidos tan plácidamente hasta la siguiente toma.

En caso de que no se durmieran era porque no tenían sueño.
Como ya os conté en este post, durante sus dos primeros meses de vida dormían muy poquito por la noche.
Y os puedo asegurar que lo intentaba todo, entre otras meterlos en la cama conmigo, pero nada funcionaba porque simplemente no querían dormir.

Así que cuando poco a poco empezaron a dormir más de noche lo hacían en la cuna porque se dormían en brazos, los dejábamos en ella y se quedaban tan agusto.

 Vamos que en las cunas de mis hijos nunca han estado "los típicos pinchos". 😀

Evidentemente para todo hay excepciones:

-Tuvieron una temporada que había días que les costaba dormirse y donde mejor lo hacían era en nuestra cama. Una vez dormidos los pasábamos a su cuna y todos a dormir.

-También han habido días que han estado malitos y con fiebre y no podían dormir, cuando finalmente caían agotados, caíamos también mi marido y yo detrás y en nuestra cama se quedaban. 




Pero la realidad es que ellos donde mejor y más agusto duermen es en su cuna. Y para mi marido y especialmente para mi es muy incómodo tener al niño al lado. De hecho, si no estoy tremendamente agotada no consigo dormirme.

Ahora mismo uno de ellos aún no se duerme en la cuna. 

Normalmente lo hacen en la trona después de cenar y de ahí los pasamos a la cuna. 
Sí, suena raro pero así se han acostumbrado.

Pero el otro ya no quiere ni dormirse en la trona. Pide que lo llevemos a su habitación y se queda frito al instante.

Hace un tiempo, leí un artículo el cual no os puedo nombrar porque no lo recuerdo donde lo leí, pero era muy del estilo de Carlos Gonzalez. 

Pues bien, dicho artículo afirmaba que dejar a tu hijo durmiendo solo en su cuna era lo peor que le podías hacer porque se podía sentir abandonado.

Evidentemente, una madre como yo que nunca a practicado el colecho lee eso de golpe y porrazo y alé! Vuelta a sentirse malamadre, a tener dudas de si lo estaré haciendo bien o no y vuelta a la culpa.
Pues no señores! Ya está bien.

Como he dicho, mis hijos buscan su cuna porque es donde mejor duermen, pero cuando lloran o no quieren dormir en ella ahí estamos enseguida para socorrerles y nunca han estado abandonados. Faltaria más!

Este post no es una defensa a no colechar ni muchísimo menos, este post es, una vez más, una defensa a que cada familia haga lo que mejor le vaya y vivan su maternidad/paternidad como quieran.

En muchas ocasiones he leído a padres afirmar que si no fuera por el colecho no pegarían ojo en toda la noche. Y gracias a él pueden dormir unas 5 o 6 horas seguidas.
Pues en estos casos, bienvenido el colecho.


Otras familias de gemelos como la mía aseguran que el colecho lo ven inviable por el hecho de ser dos bebés (yo también lo siento así)
Y en cambio hay familias con gemelos que colechan estupendamente.

Pues perfecto, al final de lo que se trata es de que todos puedan descansar que es lo realmente importante y cada familia debe buscar la manera que mejor les venga a ellos y a sus bebés.

Porque al final no se trata de colechar o no colechar, se trata simplemente de poder dormir, una necesidad fisiológica para poder seguir viviendo.

Y en vuestras casas, se colecha o no?
Contadme vuestra experiencia.

martes, 1 de mayo de 2018

Juguetes caseros

Hace un tiempo en este post os hablaba sobre mi opinión del exceso de juguetes y como intentamos gestionar no excedernos. 

Pues bien, una muy buena opción y que practicamos a menudo con los gemelos es hacer juguetes caseros.
Con ello me refiero a cualquier objeto que no sea peligroso para el niño, no se pueda romper, etc,...

Tenemos en casa miles de objetos que para los niños fácilmente se pueden convertir en juguetes y que además suele ser muy llamativo para ellos y les da opción a dejar volar su imaginación.

Pero antes de empezar quiero dejar claro que esta elección no pretende hacer una lista de juguetes que pretendan trabajar la estimulación de los niños.
Aunque evidentemente algunos de ellos lo hagan ya que jugando con objetos reales trabajamos tacto, textura, psicomoticidad fina,...y todo lo que tenga que ver con el juego sensorial.
Pero para ello hay blogs muy profesionales que se dedican a esto de forma exclusiva y que navegando por la red podeis encontrar con facilidad.

Esta selección, es solo una idea de juegos para entretener a los niños y pasar un rato divertido todos sin tener que recurrir a la televisión, tablets y demás.

Sonajeros caseros:
Este fue el primer juguete de estas características que tuvieron los gemelos.

De hecho cuando tenían 5 o 6 meses tenían un sonajero comprado, el típico con un asa de agarre de la que salen tres palos con las borlas musicales, pero de los golpes que le daban lo rompieron rápidamente y es cuando decidimos hacer uno casero y que les gustó muchísimo más.


En un vaso de aprendizaje con asas, que teníamos en casa y no usábamos para tal fin, le pusimos un buen puñado de arroz y lo cerramos bien.
Y cojiendo del asa ya teníamos su primer objeto para poder "hacer música".


En esta línea, otra cosa que hicimos fue con un bote de cacao en polvo vacío pusimos dentro unas nueces con cáscara y lo cerramos bien con precinto.
Es parecido al anterior pero con sonidos completamente distinto.

Me parecen muy interesante este tipo de inventos para que se familiaricen con los diferentes sonidos.

Botellas:
Las botellas dan muchísimo juego.
A mis hijos personalmente les encantan.
Algo que podemos hacer muy en la línea del anterior es rellenarlas con arroz, macarrones, trozitos de corcho, garbanzos, etc... y bien cerradas con un poco de precinto ya tenemos otro "instrumento musical". 




Lo que también probamos a hacer es ponerle agua y poner un trocito de papel pinocho de color y así se divierten con el movimiento y experimentan distintos pesos y volúmenes. 

Otra opción distinta con las botellas es darles una grande de litro y medio o dos litros sin la rosca y darles tapones de corcho para que los vayan metiendo dentro.
A mis hijos les encanta el sonido al caer y el ver como cae. Cada vez que meten una miran dentro para asegurarse que está ahí. 






Cajas:
Las cajas son otro objeto que da muchísimo juego, en general a los niños les encantan. Creo que dan tantas opciones que termina siendo muchas veces uno de sus juguetes favoritos.

-Se pueden usar a modo de casita donde termina siendo su pequeño escondite y terminan metidos dentro con algunos de sus juguetes preferidos siendo capaces de estar un buen rato entretenidos.

Mi marido, que para estas cosas tiene bastante imaginación y que le encanta jugar con los niños de esta manera, hizo dos inventos:

-Una canasta donde los tuvo entretenidos toda la tarde y disfrutaron los tres un montón encestando la pelota. Una caja alargada con el agujero de la canasta arriba y una ranura abajo para que saliese la pelota. 



-Una cocinita. Les hizo varios agujeros a modo de simular la lavadora, nevera,etc...
Jugaron también mucho con ella. Ya fuera a la cocinita, a intentar meterse dentro, a usarla como túnel para los coches,...ya sabeis imaginación al poder. 




Tobogan:
Mi marido cogió una esterilla, y cerrada en redondel puso debajo una base y ya tenían un tobogan para lanzar pelotas y coches. 

Os dejo imagen porque no me se explicarlo bien:



Además con la esterilla les gusta jugar bastante intentando esconderse dentro... mirando cada uno por un lado y hacerse "cucú", etc... 
Aquí teneis otra versión:



También hizo mi marido otro tobogan con una caja de plástico como la de la imagen. Por ella igual lanzaban coches que intentaban trepar ellos, o como veis en la imagen se metían dentro.



Bote cacao en polvo:
Os pongo como ejemplo este bote porque es el que usamos nosotros, pero puede servir otro de características similares.
Además de usarlo como "instrumento musical" como os he dicho antes también le dimos otro uso muy interesante.

Conseguimos palitos de los que usan los médicos para mirarles la garganta, que los podemos comprar en farmacias, y le hacemos un corte del mismo tamaño en la tapa para que los vayan metiendo dentro.
Del mismo modo se puede hacer con tapones, con piedras (de un tamaño que en caso de que se lo intenten meter en la boca no se lo puedan tragar) con conchas que consigamos en la playa, etc.. 



Pinzas:
Las pinzas son otra posibilidad de juego muy interesante.
Una opción es darles las pinzas y un cordel para que las vayan colocando en él.
Y si queremos subir la dificultad les damos trozos de tela para que los tiendan. 


Macarrones:
Un alimento que nos puede dar muchas opciones.
Nosotros cogimos una pequeña caja de cartón y le pusimos pinchitos de cocina para que vayan pasando los macarrones. 



Otra opción es darles un cuenco de cocina, ya sean de metal o de plástico para que no se rompan, para que los vayan metiendo y sacando uno a uno. Nosotros los hicimos el otro día y ellos los iban metiendo y nosotros íbamos contando. 
Así que me parece una opción muy buena para cuando sean más mayores y empiezen a aprender a contar.
De momento ellos repetían algunos de los números así que sin quererlo iban aprendiendo palabras nuevas.

Tacto:
Aquí podemos incluir infinidad de cosas que podemos tener en casa simplemente para que experimenten diferentes texturas, pesos, etc...

Podemos usar arroz o lentejas por ejemplo y les damos algunos cuencos de cocina o cacerolas, ya sean de metal o plástico, para que no se rompan, y así van pasando los alimentos de un cuenco al otro y experimentando la sensación al dejarlos caer. 




Otros objetos para trabajar el tacto:
  • Espartos
  • Esponjas
  • Tapones de corcho
  • Harina
  • Trozos de madera,...

Paneles sensoriales:
Aunque nosotros esto no lo hemos llegado a hacer os lo pongo porque lo he visto mucho por redes sociales y me parece un juego muy llamativo y divertido, con infinidad de opciones.
La verdad es que a mis hijos este tipo de cosas les fliparia, así que a ver si en breve nos animamos con uno. 




Si decidimos salir de casa y nos vamos al aire libre creo que las opciones de juego se multiplican:
El césped, tierra, arena,...los niños son inmensamete felices en contacto con la naturaleza. 


Y un juego para cuando sean más mayores que creo todos hemos jugado alguna vez y ahora con tanta consola y tanta tablet se ha dejado de hacer y creo que deberíamos recuperar es el sambori. 



Pero el tema de juegos al aire libre creo que engloba otro concepto distinto y podría dar para otro post.

Vosotros recurris mucho a los juguetes caseros?
Si os apetece compartid vuestros juegos y así vamos ampliando la lista

miércoles, 25 de abril de 2018

Regalos para el día de la madre

Hace unas semanas os hice una lista con ideas de regalo para el día del padre, así que ahora no podía faltar una para regalar a las mamás.

A una madre, creo que no hay regalo más maravilloso que hacerle que un poco de tiempo.
Sí. Os lo digo así, y más cuando ahora mismo llevo una semana durmiendo entre 5 y 6 horas y no del tirón por culpa de un resfriado que no nos quitamos de encima entre los niños y nosotros. 

Así que un buen regalo sería un día, con sus 24 horas, para que la mamá pueda hacer lo que más le apetezca: dormir, ir de compras, a un spa,...
Además junto a esa tarjeta de 24 horas libres se podría adjuntar un bono para una sesión de spa.

Si sois de Castellón hay un centro de belleza facial y corporal llamado "Las thermas de Rhuam" donde te pueden hacer desde un tratamiento de belleza, un masaje relajante, depilaciones...
Además tienen el llamado "Fish spa": Un tratamiento natural y ecológico donde los pececitos son los encargados de hacerte una manicura o pedicura. Se encargan de hacer una exfolación y eliminar todas las células muertas.

En definitiva, es un centro con una gran variedad de ofertas para que podais elegir lo que más os apetezca en su momento.
Os dejo aquí el enlace a la web. 

Pero en caso de que no os podais permitir regalar tiempo, os dejo aquí una lista de regalos con la que también es fácil acertar ya que a todas nos gusta un buen detallito:

Una vez más no puedo dejar de recurrir a la web de Tutete, como ya sabeis me encanta esta tienda on-line ya que hacen auténticas monerias.
En esta ocasión, los regalos que más me gustan de toda la selección que tienen para el día de la madre son estos:

-La camiseta "mamá felizmente imperfecta" me parece perfecta y con un mensaje muy claro y conciso:
-Tienen una buena colección de bolsos, regalo que me parece muy acertado ya que las madres siempre vamos cargadas con nuestras cosas y las de los niños.
Mis favoritos para este verano sin lugar a dudas son estos dos:

 - De esta web me encanta también esta taza, yo estos días lo necesito de verdad 😔:

 - Otra idea son estas cangrejeras que además tienen tallas para adultos y niños y me parecen ideales para ir este verano a la playa conjuntadas con nuestros hijos:
Como os digo, esta es mi pequeña selección, pero tienen un sinfín de detalles más como: chupetes personalizados, collares de lactancia, bufandas de lactancia, etc,...

Otro regalo muy acertado puede ser un libro maternal
Os dejo alguna idea:

-Si la mamá lo es de gemelos y no lo ha hecho aún debe leerse "El gran libro de los gemelos" de Cooks Feenstra.
Se puede comprar en muchos sitios como la Casa del Libro, Fnac o amazon.

 -Cualquiera de Lucía mi pediatra:
  • Lo mejor de nuestras vidas
  • Eres una madre maravillosa
  • El viaje de tu vida ( este lo acaba de publicar y yo no lo he leído aún)
-Mamá come sano de Julio Basulta: Un libro que da indicaciones para comer bien durante el embarazo y la lactancia.

-39 semanas y mis experiencias como madre novata de Esther Gili: Como dice el título cuenta su experiencia en la maternidad, le pone sentido del humor y pretende quitar muchos miedos y dudas que genera el convertirse en mamá.

-Lo mejor eres tu de Jaione Yabar: Un libro que te recuerda que debes olvidarte "de lo que está bien o mal" y que tu eres la mejor madre para tus hijos.

A excepción del primero los demás también los podeis encontrar en Tutete.
Como os digo esta es mi pequeña selección, pero hay infinidad de libros maternales.

Otra cosa que me encanta para regalar en el día de la madre es alguna camiseta o detalle para ir conjuntados mamá e hijos:

-Buscando por la web encontré esta tienda  de relojes, productos panapop, en el que ahora mismo hacen un 2x1 por el día de la madre. Y si compras uno te regalan otro para que mamá  e hija vayan con el reloj conjuntado.
Hay muchos modelos, el que más me ha gustado a mi es este:


-Otra web donde puedes encontrar regalos perfectos para este día es en 1motivomilrazones:
Es una web con un proyecto solidario donde los fondos son recaudados para la investigación de la leucemia infantil.
Puedes comprar una camiseta tan bonita como esta donde además de colaborar con una buena causa podeis ir perfectamente conjuntados/as


Y para finalizar con esta lista  me falta algo que me parece también un regalo ideal:

Una pulsera o collar personalizado donde grabar los nombres de los hijos.
Una opción que me ha encantado es esta web llamada Mi collar con nombre 
Donde tienen monerías como esta:

Además de pulseras también graban collares y anillos.

Y hasta aquí mi lista, espero que os inspire y os sirva de ayuda.
Yo por mi parte espero que alguien que yo me se cuando lea esto tome nota. 😁

Sant Jordi

En esta casa, a pesar de que somos unos grandes amantes de la lectura nunca hemos celebrado la festividad de Sant Jordi. 
Es decir, nunca nos hemos regalado libros en esta fecha, ya que la festividad en sí solo se celebra en Cataluña.

Pero desde que tenemos "al mejor Jordi del mundo mundial" en casa 😉 no podemos pasarlo por alto.

Desde el año pasado decidimos que todos los años les regalaremos un libro a cada uno de los gemelos en esta fecha. 
Por supuesto es el Santo de Jordi y hay que hacerle un regalito, así que nada mejor que un cuento.
Además, la casualidad ha querido que Sant Marc sea justo dos días después así que también se lleva su regalo por su Santo.

Aprovechando que es el día del libro quiero en este post hablaros de algunos de los cuentos que más hemos usado hasta ahora con los gemelos.

El año pasado en estas fechas les regalamos estos dos:


El primero es un libro de solapas para que aprendan sus primeras palabras. Aparecen las más básicas como: perro, gato, mamá, papá, coche, pato, etc,...
Este ha sido sin duda alguna uno de sus preferidos durante bastante tiempo.

El segundo es un libro donde tienen que buscar un pingüino entre otros animales.
Los compramos ambos en una librería local.

Este tipo de cuentos han tenido muchos pero desde hace un tiempo ya se les quedan bastante cortos.

Así que pasamos a otros como este que también es uno de sus preferidos:


El clásico de "los tres cerditos" les encanta y además por todo el recorrido del cuento hay distintas texturas con las que se pueden ir familiarizando. 
A mis hijos les gustan mucho este tipo de cuentos.
Este es de "la casa del libro" y de esta colección hay otros como: "Caperucita Roja", "El gato con botas", "El lobo y los 7 cabritillos", "Blancanieves", etc,...
Así que no descarto comprarles aguno más.

Últimamente también hemos recurrido a la biblioteca municipal para sacarles libros de allí, y la verdad que les encanta. 
Los llevamos allí, los sentamos en las mesas y les enseñamos algunos cuentos para que los hojeen un rato y después nos llevamos los que más les han gustado.

Este es uno de los últimos que hemos sacado de los que más les han gustado. Trata de un niño que quiere ser pirata.



Otro que también estamos usando mucho ahora es este:

Es un libro visual y en la contraportada describen algunas situaciones que tienen que buscar dentro.
Lo compré en amazon.
Ellos de momento son pequeños para trabajar el libro así, pero les gusta ir viendo todo lo que aparece en el libro y van señalando y nombrando algunos conceptos.
Además nosotros les contamos historias que nos vamos inventando sobre las distintas viñetas.

Y de momento ya para finalizar con este post solo me queda enseñaros los que hemos comprado para regalarles en el día de hoy:


Este libro es de la editorial kireei y lo he comprado en Tutete, es una historia sobre una rama que decide romper el silencio de un pueblo.


Este otro es de una editorial que descubrió mi marido recientemente.
Lo podeis comprar aquí.

Es un libro que pretende transmitir a los niños la importancia del esfuerzo y de creer en uno mismo para conseguir algo que realmente les ilusione.
Y la verdad que por la importancia que nos parece que tiene esta moraleja es por lo que nos hemos decidido por este libro. 

En general me parece que tienen cuentos muy interesantes. 
Otro que me ha llamado mucho la atención y me lo apunto para la próxima es:  "Un abrazo para Púas" que promueve los valores de la amistad, la aceptación de los demás tal y como son y la autoestima posistiva.

¿Y vosotros también regalais libros en Sant Jordi? ¿Que cuentos son los que más les gustan a vuestros hijos?

lunes, 16 de abril de 2018

Un día en BioParc Valencia

Es Semana Santa estuvimos de vacaciones, esto se traduce en que mi marido tiene vacaciones en la empresa por lo que disfrutamos todos en familia, porque para mi cuando mi marido está en casa también supone una descarga de trabajo.

Aunque no hemos estado fuera de viaje sí que hemos aprovechado para hacer algunos planes diferentes, entre ellos corrí mi primera media maratón, que os lo conté en el anterior post y podeis leer aquí, y ese día aprovechamos para pasar el día fuera.

Pero sin duda el plan que más disfrutaron mis hijos con diferencia fue el día que fuimos a BioParc Valencia.
Fue una experiencia muy divertida y diferente para ellos y pasamos un día en familia muy chulo.

Os cuento lo que hicimos y os doy algunas recomendaciones por si teneis pensado ir próximamente:

-Llegamos a BioParc a las 10 de la mañana (hora de apertura) y pudimos entrar rápidamente sin hacer cola ya que habíamos comprado las entradas on-line y las llevábamos en la mano, cosa que os recomiendo totalmente.

-Al entrar fuimos directamente a ver las jirafas ya que hacían una actividad programada en la que podíamos ver salir a las jirafas de sus recintos interiores y había un guía que explicaba un poco como son las jirafas: que comen, hábitos, preferencias, etc,...

Hacen varias actividades a lo largo del día de este tipo, como por ejemplo ver como alimentan a los animales, ver exhibición de aves, exploración de cuevas, etc...
En la web podeis ver los horarios de las actividades que hacen cada día y son gratuitas.

-Mis hijos disfrutaron un montón viendo las jirafas. Era uno de los animales que más concocían a través de "el cantajuegos" y cuando las vieron de cerca quedaron completamente hipnotizados.


Otro de los animales que más les gustaron fueron los elefantes. Me imagino que el hecho de ser tan grandes les dejaba anonadados.


También les llamaron muchísimo la atención los lérumes. Estaban en un espacio cerrado para ellos, donde para entrar no se puede hacer con carros, por lo que se quedan en las puertas.
El verlos como iban por los árboles les flipaba. Además también iban por el suelo muy cerca de nosotros y verlos tan de cerca les encantó.


Además de esto disfrutamos en general de todas las zonas: La sábana, madagascar, Bosque ecuatorial etc...
Les gustaron mucho también los chimpancés, los flamencos, los patos y aves con los que están más familiarizados, entre otros.

-Podeis ver también el mapa en la web y en la entrada al llegar también os dan uno.

-En cuanto a la edad ideal para ir con niños yo creo que es sobre los 4 o 5 años. Es una edad muy buena en la que entienden las cosas y lo disfrutan mucho más.
Como os digo mis hijos disfrutaron mucho. Pero también reconozco que no iría con niños más pequeños de 18 meses (los mios tienen ahora 21).
Al ser tan pequeños aún se cansan pronto de las cosas y aunque pudimos verlo todo sin que perdieran el interés no fuimos a ninguna actividad más, ya que las visitas guiadas y donde además hay que hacer colas (como por ejemplo para ver la exhibición de las aves) es agotador para ellos y por tanto nosotros.

-En una de las cafeterias para comer hay una zona de juego infantil.
Para nosotros fue la salvación en el momento en que ya estaban cansados de seguir viendo animales y solo querían ir por libre.


Y para terminar este post un par de apuntes más:

-En cuanto a la comida hay dos o tres cafeterías de comida rápida que incluyen los típicos menús infantiles que solo llevan porquería, como nuggets, patatas fritas, etc,...
Después está el restaurante en el que puedes pedir algo más normal, aunque no deja de ser comida rápida, pero por lo menos se puede pedir un plato de macarrones o de paella.
No se puede entrar comida de fuera, aunque yo llevaba las "monas de pasqua" para que almorzaran los niños y no nos dijeron nada ya que tampoco revisan los bolsos. 

-Importante: Aparcad el coche en el propio parking de BioParc (es una zona que no hay aparcamiento libre) son 5 euros todo el día.
Y os recalco esto porque enfrente hay un Carrefour y nos aconsejaron que dejaramos el coche ahí. Y cuando entramos vimos que también se pagaba (me imagino que Carrefour estaría harto de que la gente aparcara en su parking para ir a BioParc, y me parece normal) pero es que nos costó 10,50 euros de 10 a 15 horas de la tarde! 😱

Concluyendo, es un plan muy divertido tanto para niños como para adultos y además os podeis organizar el recorrido y las diferentes actividades según las necesidades de los niños dependiendo de la edad.

martes, 10 de abril de 2018

Mi primera media maratón

En el último post que publiqué el año pasado y que podéis leer aquí, os hablaba de mi gran reto para este año 2018. 
Pues bien, hoy vengo muy feliz a contaros que: "Reto conseguido!"
Por fin he corrido mi primera media maratón. 



Muchas veces he leído a "expertos runners" decir que cuando te enfrentas a una distancia larga como una media maratón o una maratón, lo realmente difícil es ponerse en la línea de salida. Una vez estas en ella, el trabajo duro está hecho y solo queda disfrutar.
Y yo os aseguro que en mi caso ha sido así totalmente.

Los entrenamientos no han sido fáciles, por una parte tuve un parón importante debido a un resfriado que no me quité de encima en todo el mes de enero y que me tenía en mis horas más bajas. Durante ese mes salí muy poco a entrenar y cuando lo hacía no rendía bien.

Después de esto me planifiqué el entrenamiento y no fallé. 

Pero la verdad es que con dos niños de 20 meses que te roban casi toda la energía, hay días que no te apetece salir a entrenar porque cuando tienes un rato de tiempo solo piensas en descansar y no en salir a correr para luego llegar a casa y seguir corriendo para atender todas sus necesidades.

Pero como yo, que no soy la más rápida corriendo pero que a constante y comprometida no me gana nadie, muchos días saqué las fuerzas de donde no las tenía y como os he dicho anteriormente cumplí con mi plan de preparación.
 

Llegué a la fecha siendo consciente de que estaba preparada para afrontar la distancia,pero muy justa.
Es decir, siempre y cuando no hubiera ningún percance importante y sobre todo mantuviera mis ritmos y no me quemara dejándome arrastrar por la emoción. Si hacía eso, como a veces me ha pasado en otras carreras, en esta ocasión no terminaría porque para mi 21 kilómetros son demasiados como para poder aguantarlos en malas condiciones.

Aún así me puse en la línea de salida bastante tranquila sabiendo perfectamente cuales eran mis límites y lo que tenía que hacer.
Una de mis estrategias era ponerme pequeños objetivos durante la carrera porque si me ponía como objetivo directamente llegar a meta me podía venir abajo rápidamente.


Así que seguí mi plan:

El primer objetivo era llegar a los 5 kilómetros encontrándome estupendamente, con toda la energía y con pulsaciones muy moderadas, y así fue.

El siguiente era llegar al 7 y ya tenía el primer tercio 
de carrera hecho. 

Después llegar al 11, y ya habíamos superado la mitad.

Además al llegar a esta distancia me seguía encontrando bien a pesar de que había intensificado bastante el ritmo.

Pero de repente entre el kilómetro 12 y 13 me empecé a encontrar un poco mal y fatigada, me entró algo de bajón. (La verdad, es que en distancias largas te da tiempo a pasar por distintos momentos físicos y psicológicos, y aunque yo tuve buenas sensaciones en general, inevitablemente también hubieron momentos de bajón).
Miré el ritmo que llevaba y vi que lo mantenía bien. Así que eso junto a que de repente vino un tramo de bajada me hizo recuperar el ánimo y el aliento.


Con estas, me puse a pensar en el siguiente objetivo que eran los 14 kilómetros en el que ya llevaría el segundo tercio de carrera.

Una vez llegué a este estuve pendiente de tomarme el gel antes de llegar al siguiente.
Y entre ir sacando el gel del bolsillo y tomarlo ya me planté en el kilómetro 15, que para mi es un kilómetro un poco psicológico, que a pesar de que aún queden 6 por delante empiezas a visualizar ya la meta más de cerca.

Y pensando en esa meta me dio subidón y llegué al 16 en un suspiro. Pero a mitad de este me tocó encarar una cuesta bastante pronunciada, así que apreté los dientes y tiré para adelante con la poca energía que ya iba quedando.
Al terminar dicha cuesta, estaba ya en el paseo de la playa y ya íbamos en línea recta hasta el final.


Con el cansancio acumulado intenté disfrutar de las maravillosas vistas y dejar que zancada tras zancada fueran cayendo los pocos kilómetros que quedaban.
Y lo llevé bien, bajando el ritmo y adelantando a otros participantes.

Pero de repente pasó algo que me descolocó: El garmin me avisaba de que había llegado al kilómetro 20, pero no veía por ningún lado la paleta marcando dicho kilómetro, solo hacía que buscarla y no la encontraba y pensé que no la habían puesto.

Pero cuando ya llevaba 300 o 400 metros desde que me había avisado el garmin, de repente vi la paleta marcando dicho kilómetro, y me dio un bajón impresionante pensar que aún me quedaba el último kilómetro entero y esto me hizo perder el ritmo.

Finalmente era la paleta que estaba mal colocada y al momento ya estaba encima de la meta. Cuando vi a mi marido y a mis hijos a unos 200 metros de esta no me pude contener, verlos a ellos en esa meta...hizo que se me saltaran las lágrimas. 




Y os parcerá una tontería, pero para mi fue un gran esfuerzo que por supuesto tuvo su merecida recompensa y eso me hizo emocionarme muchísimo y sentirme muy orgullosa de mi misma.

Estaba muy feliz, por fin había conseguido mi ilusión de correr una media maratón, además la hice bien y la pude disfrutar sin sufrir más de la cuenta. Con el tiempo más o menos previsto: 2h:09 min.

Esto ha hecho que me sienta fuerte y con más ganas de seguir corriendo, seguir superándome a mi misma y seguir enfrentándome a este tipo de pruebas, que aunque por momentos me arrepiento de ponerme yo sola en estos lios, es cruzar la meta y se me olvida todo el sufrimiento pasado. Además que ponerme en estos lios me da la vida!

Y hasta aquí mi crónica, nos vemos en la siguiente meta?

martes, 27 de marzo de 2018

El momento en el que me sentí la peor madre del mundo

Todas sabemos y eso es así, que la maternidad nos hace sentir y pasar por un montón de sentimientos y sensaciones completamente dispares que nos convierten en seres un poco bipolares: A ratos queremos comernos a besos a nuestros hijos y al rato se los regalaríamos al primero que viéramos por la calle.

Y además si hay algo que nos hace muchas veces perder la cabeza es sentirnos "malasmadres"
Por desgracia nos sentimos así demasiadas veces ya sea por un motivo o por otro.
A veces, uno de esos motivos es algo muy cotidiano que a muchas nos ha pasado en alguna ocasión:
Que se nos caiga nuestro bebé.

Pues bien, en este post sobre mis miedos como mamá primeriza os contaba que unos de mis miedos era que mientras pusiera a uno de los niños en la sillita del coche al que aún estaba en el carro alguien se lo llevará. Como ya os comenté también esto hasta la fecha no ha pasasdo. 





Pero en cambio pasó algo que me hizo sentirme la peor madre del mundo:
Cuando mis hijos tendrían unos dos meses y pocos días me decidí a ir yo sola con ellos a hacer unos recados en coche. Y que quereis que os diga, en ese momento para mi era todo un reto. 


Cuando ya teníamos el recado hecho y ya íbamos a subir al coche para volver a casa, mientras estaba atando al primer niño en el maxicosi tenía al otro detrás mio, muy pegadito en el carro.
De repente oigo un ruido y me giro rápidamente. E i
maginaos mi susto al ver que el carro no estaba. 
Me voy corriendo y veo el carro llegando al bordillo de la acera y cayendo. Y claro, el niño se fue de morros al suelo.

Aunque ahora no es más que una anécdota imaginaros todo lo que sentí cuando aparté el carro rápidamente y vi la imagen de mi hijo boca abajo en el suelo intentando (ya que aún no podía) levantar la cabeza. Aún la tengo grabada.

Lo cojí, y aunque lloraba no tenía absolutamente nada y al momento empezó a tranquilizarse, y yo dentro de lo que pude también.
Lo metí en el coche, luego el carro...y volvimos a casa. 

Creo que fueron los 6 o 7 minutos de coche más largos de mi vida.

Allí estaban mis padres, mi hermana y mi marido que llegaba justo en ese momento de trabajar (y hasta hoy eran las únicas personas que lo sabían). 

Total que aunque vimos que el niño estaba bien igualmente nos lo llevamos a urgencias y yo con un sofoco encima que no podía con mi vida.
Tras llegar de urgencias y comprobar que a parte de unos pequeños rasguños no tenía absolutamente nada me tranquilicé en ese sentido.

Pero vinieron a mi todos los pensamientos posibles que me hicieron sentir la peor madre del mundo:
"Que tonta estoy, por no poner el freno del carro"
"La primera vez que me voy sola con ellos y mira la que lio"
"No voy a poder con los dos,..."


Encima esa temporada estábamos viviendo en casa de mis padres y faltaba poco más de una semana para irnos los cuatro a casa. 

Y claro los pensamientos de "no voy a poder" se magnificaron.

Pero al día siguiente ya más tranquila lo vi todo de otra forma. 

Y como todas las madres del mundo terminamos apechugando con lo que nos hechen y hacemos mejor unas cosas y peor otras pero para nuestros hijos siempre somos las mejores madres y eso es lo que se nos tiene que quedar claro de una vez por todas y quitarnos esos sentimientos de culpabilidad que solemos tener más veces de las que deberíamos en el momento en el que nos convertimos en madres.

Después tuve una segunda caída del otro gemelo en el cambiador cuando tenía unos 11 meses, para entonces ya lo viví y lo sentí de otra forma mucho menos traumática, aunque es evidente que en estas situaciones del susto inicial no te libra nadie.

Y hasta aquí unos de los peores sentimientos que he tenido como madre hasta el momento. 

Seguro que más de una ha vivido alguna situación parecida y se reconoce en estos sentimientos.
Si es así espero que os animeis a contarlo y entre todas consigamos sentirnos menos "bichos raros" en esta bendita locura que es la maternidad.